Recursos de información para pacientes de Mesotelioma

Diagnóstico de mesotelioma

El diagnóstico del mesotelioma puede ser difícil, y suele confundirse con otras enfermedades, desde neumonía hasta el cáncer de pulmón.

Es importante que le comente a su médico si usted estuvo expuesto al asbesto en algún momento de su vida, aún si la exposición se dio décadas atrás.

La convivencia con alguna persona que estuvo expuesta al asbesto también es factor de riesgo, pues algunos trabajadores llevan a casa fibras de asbestos en su ropa.

 

Pasos para llegar al diagnóstico:

Estos son los pasos que seguirá su médico para realizar el diagnóstico, y para descartar otra enfermedad.  Posiblemente, la forma más efectiva de confirmar la presencia de mesotelioma es por medio de una biopsia.

Como primer paso, el médico primario le pedirá que describa sus síntomas y realizará un examen físico. Posiblemente, también indagará respecto a su historial laboral. Si no lo hace, asegúrese de mencionar si tuvo antecedentes de exposición a asbesto u otros factores de riesgo.

Pruebas y procedimientos para el diagnóstico:
  • Rayos-X. El examen de Rayos X sirve para detectar la acumulación de líquido, cicatrices en

los pulmones, masas en el pecho o engrosamiento de tejidos. Los Rayos-X no son tan sensibles como otros exámenes disponibles hoy día, por lo que más adelante le solicitarán otras pruebas.

  • Biopsia. Una biopsia es un procedimiento relativamente seguro que normalmente se realiza por un neumólogo, patólogo o cirujano para extraer   células de líquido o tejido, que luego se analizan (citología). La biopsia se realiza con técnicas semi-invasivas que requieren sólo anestesia local y estancia ambulatoria en la clínica u hospital. La muestra obtenida será enviada al laboratorio para su análisis.  Es muy importante que usted conserve una copia del resultado del análisis de la biopsia, en que se estipula que el diagnóstico es mesotelioma.

Otras-pruebas
Diagnóstico-de-mesotelioma

Otras pruebas que ayudan al médico a recabar información:
  • Examen de sangre. Todavía no es posible confirmar la presencia de mesotelioma por medio de un estudio de sangre. A diferencia de lo que sucede con otros tipos de cáncer, aún no se han descubierto las proteínas específicas en la sangre que lo señalarían (llamadas biomarcadores o marcadores). Los investigadores alrededor del mundo están trabajando en esto. El examen de sangre es útil para obtener información importante sobre su estado de salud, incluyendo conteo de glóbulos rojos, blancos y plaquetas.

 

  • Imagen por resonancia magnética computarizada. (MRI, por sus siglas en inglés). Sirve para evaluar si el diafragma o la cavidad torácica están comprometidas.

 

  • Tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) ayuda a detectar áreas con anomalías, inflamación y puede darle al médico información respecto a si el cáncer se ha extendido fuera del área original.

 

  • Tomografía Axial Computarizada, TAC (CT Scan por sus siglas en inglés), del pecho o abdomen. Este examen proporciona información útil respecto al tamaño, forma y localización del tumor o líquido.

 

  • Toracoscopía, broncoscopia, peritoneoscopia o laparotomía. En algunos casos, se requieren este tipo de procedimientos para confirmar el diagnóstico Estos implican la realización de incisiones o el uso de aparatos con lentes o cámaras para observar el interior del cuerpo u obtener muestras de tejido a examinar.

La biopsia

Las pruebas de biopsia son una de las formas más eficaces de diagnosticar el mesotelioma. Estas pruebas recogen líquido o pequeñas muestras de tejido para examinar bajo el microscopio y determinar si hay células cancerosas presentes.  Las biopsias toracoscópicas proporcionan un diagnóstico de mesotelioma preciso en aproximadamente el 98 por ciento de los pacientes.


Tipos de biopsia

Aspiración con aguja fina. Una muestra del líquido de la zona afectada se extrae con una aguja larga y delgada. Se considera que son el 80 por ciento concluyentes,
Toracoscopía. Una muestra pequeña de tejido se obtiene a través de una pequeña incisión con un tubo largo y delgado. Proporcionan un diagnóstico preciso de mesotelioma en aproximadamente el 98 % de los pacientes.

Biopsia por incisión/ Biopsia subcutánea o de aguja gruesa. Este procedimiento se realiza cuando la muestra está en una ubicación accesible, y es usada para extraer una pequeña porción de tejido
Biopsia por escisión. Aunque es más riesgoso que las biopsias anteriores, este procedimiento tiene como objetivo remover toda la zona afectada.
Mediastinos copia. Este procedimiento   señala la propagación del cáncer a los ganglios linfáticos del pecho y cuello.

Mesotelioma-bajo-el-microscopio
La-biopsia

Mesotelioma bajo el microscopio

De acuerdo con cómo se ven las células cancerosas bajo el microscopio, el mesotelioma también se divide en epitelial, sarcomatoide, o mixto (bifásico). Entre el 50 y el 70% de los casos son de tipo epitelial, y tiene el pronóstico más favorable de los tres. Entre el 7 y el 20% de los casos son de tipo sarcomatoide, y sus células actúan de manera impredecible. El tipo mixto o bifásico es una combinación de los dos anteriores, y conforma entre un 20 y 30% de los mesoteliomas.

© 2017 Mesothelioma