Recursos de información para pacientes de Mesotelioma

Vivir con mesotelioma

El diagnóstico de mesotelioma puede ser devastador para el paciente y sus familiares. Es normal sentirse asustado, deprimido, enojado y triste. Para navegar esta difícil experiencia, hemos creado este sitio.

 

Para el paciente:

Es normal sentirse asustado, deprimido, enojado y experimentar todo un rango de emociones cuando se nos informa del diagnóstico de mesotelioma. Para navegar esta difícil experiencia, hemos creado este sitio El estrés producido por el diagnóstico, el tratamiento y los síntomas de la enfermedad constituye un reto en si mismo. Encontrar información no debe serlo.

Comprende tu diagnóstico y opciones. Informarse respecto a su diagnóstico y opciones de tratamiento puede hacerle sentir menos temeroso y con mayor control sobre la situación. También puede ayudarle a tomar decisiones más acertadas.

Conoce tus derechos. Tienes derechos como paciente, y como persona que tuvo una posible exposición al asbesto tienes ciertos derechos legales. Es importante que conozcas y ejercites estos derechos.

Involúcrate. Hazle saber a su médico y familiares que deseas convertirte en un participante activo de tu cuidado de salud. Involucráte en las decisiones concernientes a tu cuidado, tus asuntos legales y familiares; ello te puede brindar alivio.

Comunícate. Trata de construir una relación con su médico y miembros del equipo de cuidado médico. Una buena comunicación con su médico le beneficiará a usted. Discutir sus sentimientos con miembros de la familia, amigos cercanos, clérigo o líder espiritual le ayudará a lidiar con sentimientos de aislamiento y preocupaciones de índole espiritual.

Manténgase activo. Intente seguir participando en las actividades físicas y rutinarias que disfrute, pero sea sensible a la necesidad de descanso y buena nutrición.

Para-el-paciente
Cuestiones-emocionales

Soledad. Aunque bienintencionados, los miembros de la familia, amigos y familiares pueden reaccionar a su enfermedad en formas que le hagan sentir incómodo. Recuerde que ellos también pueden estar lidiando con sus propios sentimientos de impotencia o tristeza. Los grupos de apoyo para pacientes de cáncer ofrecen un espacio donde compartir sus inquietudes con personas que están viviendo circunstancias similares.

Esperanza. Algunas personas describen momentos de intensa esperanza, felicidad o paz durante su batalla con el cáncer. La valentía, voluntad para luchar y dignidad también son notables.

Cuestiones emocionales

Los expertos recomiendan lidiar con las poderosas emociones que el cáncer despierta, aunque cada persona lo haga a su propio ritmo. El diagnóstico de cáncer detona sentimientos intensos –positivos y negativos.  La negación, miedo, enojo, estrés, soledad y depresión son emociones normales que todo paciente de cáncer enfrenta.

Después del diagnóstico de cáncer se han descrito las siguientes emociones:

Negación. La negación puede ayudar a suavizar el impacto del diagnóstico y permitirnos procesar la información. Pero se considera preocupante si interfiere con la búsqueda de tratamiento.

Enojo. ¿Después de la aceptación, es común que surjan preguntas cómo “Por qué yo?” En el caso del mesotelioma, que frecuentemente fue causado por una dolosa exposición al asbesto, una demanda de compensación por daños a la salud puede brindar tranquilidad a algunos pacientes. El enojo contra la enfermedad o nuestros seres queridos puede enmascarar otros sentimientos, como miedo e impotencia.

Miedo. El miedo a la muerte o al dolor, a los cambios físicos y retos económicos es muy normal. Aunque suene contra-intuitivo, informarnos y saber lo que podemos esperar puede aliviar la ansiedad.

Estrés. El estrés puede causar síntomas emocionales, que van desde trastornos de sueño hasta dolores de cabeza y pérdida de apetito. Es importante mantener el estrés bajo control porque también puede afectar la habilidad del sistema inmunológico para luchar contra la enfermedad.

Depresión. Dependiendo de la severidad de los síntomas y si están interfiriendo con su habilidad para realizar sus actividades diarias, podría ser necesario discutir con el médico la posibilidad de obtener tratamiento. Intente mantenerse involucrado en actividades que disfrute, como el ejercicio, la yoga o meditación. Algunas personas encuentran solaz en los rituales religiosos o espirituales. La terapia individual y los grupos de apoyo también pueden ayudar.

© 2017 Mesothelioma